Fortalece tu sistema inmune sin esfuerzo

FORTALECE TU SISTEMA INMUNE SIN ESFUERZO

Cuando te encuentras cansado por el estrés y la fatiga del día a día puede ser una señal de que tu sistema inmune está de bajón. Los multivitamínicos, la jaleas y otros suplementos que te ofrecemos en la farmacias pueden echarte una manita.

En concreto, queremos destacar la inestimable función de la Solución Defensas de Aromaforce Pranarôm. Contiene una combinación de aceites esenciales con propiedades antivirales, antibacterianos, antifúngicos, inmunoestimulantes y expectorantes, para la prevención y el tratamiento de nuestra salud respiratoria.

 

 

UN ESTILO DE VISA SALUDABLE

Sin duda, practicar hábitos saludables a diario es lo que realmente va a tonificar tu sistema inmunitario. Estos son los consejos de nuestra compañera Alicia:

  • Reduce el estrés. Puedes conseguirlo dedicando tiempo a practicar algún deporte sin exigencias físicas, como el yoga y el tai-chi. El mindfulness también puede ser de gran ayuda en tu día a día.
  • Duerme suficiente. Mantén un horario de #sueño regular y evita practicar ejercicio físico y tomar sustancias excitantes (cafeína, cola, etc.) antes de dormir.
  • Mantén una vidasocial activa. Queda con amigos regularmente, «no tengo tiempo» no es excusa. Un café, un paseo por la ciudad, una visita al museo, una excursión por la montaña, un viaje… Y un abrazo. Todo esto es, sin duda, mucho más efectivo que cualquier complejo vitamínico.
  • Ríete. Reirse a carcajadas estimula nuestro sistema inmune de forma simpática –nunca mejor dicho-, es decir a través de la adrenalina liberada por la sensación de placer que produce la carcajada. Así que, ya sabes, no reprimas tus ganas de reír!
  • Cuida tu alimentación. Ya sabéis que la alimentación es la base de la salud. Para fortalecer nuestro sistema inmune recuerda:

Aumentar la ingesta de inmunoestimulantes naturales como el ajo, el aceite de orégano, setas shiitake, maitake o reishi.

         – Aumenta el consumo de alimentos antioxidantes, es decir, alimentos ricos en vitaminas A, C y E, selenio, zinc y magnesio. Estas sustancias en los alimentos no son super-héroes, pero ayudan a tu organismo a combatir los radicales libres que dañan tus células y material genético y evitan la oxidación de moléculas como azúcares, grasas, etc. Encontrarás grandes cantidades de antioxidantes en frutas y verduras.

Evita el consumo de azúcares simples y cereales refinados.

Reduce la ingesta de alimentos procesados y proteínas animales, y aumenta el consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Mantén un buen equilibrio de la flora intestinal mediante la ingesta de alimentos fermentados: yogur, kéfir, miso, choucroute…

Evita el consumo de sustancias irritantes y tóxicas, como el alcohol, el tabaco, etc.

Evita el sedentarismo. Cualquier tipo de movimiento es válido: andar, correr, nadar, bailar, yoga, jugar al golf… Escoge el que más te guste y empieza ya a moverte!

Sigue normas de higiene básicas. Lavarnos las manos con frecuencia es una de las formas más simples de mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y proteger la salud de los demás. En temporadas de infecciones respiratorias debes recordar:
– Tapar nuestra boca y nariz con el antebrazo al estornudar y al toser.
– Usar pañuelos desechables para sonarse la nariz.
– Tomar el sol todos los días para tonificar nuestra inmunidad.
– Evitar ir a los hospitales u otros centros sanitarios a menos que sea una urgencia.

 

Y así de sencillo es poder estar cada día a tope para rendir al máximo en el trabajo y disfrutar de tu tiempo libre.